21 mayo 2004

Disparen sobre Gandhi

En India, la ganadora de las recientes elecciones parlamentarias, Sonia Gandhi, sufrió una emboscada sin muertos por parte de la alianza (circunstancial y curiosa) de la línea dura de su partido y de las empresas que cotizan en la bolsa de valores india. Las presiones fueron de tal magnitud que no sólo amenazaron la economía del país sino también la unidad del Partido del Congreso. Paradojalmente, la mujer que regresó al gobierno al tradicional gigante de la política india, debió dar un paso al costado para evitar la fractura de una formación política que los Gandhi ven casi como un patrimonio familiar.

"Seguiré mi voz interior. Hoy me dice que debo rechazar humildemente este cargo", dijo la viuda del hijo de Indira Gandhi al renunciar a la posibilidad de ser elegida primer ministro. La excusa del rechazo que despertaba entre los líderes políticos del ala conservadora de su partido era su origen extranjero, ya que Sonia nació en Italia. En verdad, el rechazo oculta luchas de poder internas destinadas a evitar la continudad de la dinastía Gandhi. No debe olvidarse que en estas elecciones el hijo de Sonia se estrenó como diputado, ganando su banca en la misma circunscripción en la que su padre, Rajiv, había iniciado una carrera política que a la postre lo llevó a ser primer ministro. Otras razones tuvieron los mercados para aliarse contra Sonia Gandhi (foto). El Partido del Congreso ganó los comicios de manera sorpresiva, pero no logró la mayoría absoluta, por lo que debía negociar una coalición para poder formar gobierno. Bastó que los dos partidos comunistas de India anunciaran su apoyo a Sonia Gandhi para que las bolsas se desplomaran. Si bien se intentó neutralizar ese efecto diciendo que no se aceptaría la oferta de los comunistas, quedó claro que el nuevo gobierno sería de centro-izquierda, lo que hizo temer por un freno a las reformas económicas de corte liberal que había puesto en práctica el gobierno anterior, formado por la derecha nacionalista y religiosa.

Ahora Manmohan Singh, responsable de importantes reformas como ministro de Finanzas a principios de los 90, se perfila como el más firme candidato a ser jefe de gobierno. Este cambio habría tranquilizado a los mercados, que comenzaron a mejorar sus números. Los que no aceptaron la situación con tranquilidad fueron los seguidores de Sonia, que realizaron varias manifestaciones para intentar convencerla de cambiar su postura. Hubo incluso quienes amenazaron con suicidarse si la lider no es elegida primer ministro, como el hombre que fue fotografiado por la BBC apuntando un revólver contra su cabeza.

(Artículo de Roberto López Belloso publicado en Brecha el 21 de Mayo de 2004).

Etiquetas: , ,