09 diciembre 2005

Desde la habitación

Esta semana el sitio web de la BBC publicó una entrevista con el británico Robert Fisk, cuyos artículos se publican habitualmente en las páginas de este semanario. En el diálogo con la cadena británica Fisk critica el periodismo de hotel que hacen algunos medios en Irak. Reclama de sus colegas que al menos le digan claramente a sus lectores o televidentes "que están confinados en sus hoteles y que no salen de los mismos ni hacen reportajes en las calles", ya que "al colocar 'desde Bagdad' en sus historias dan la impresión de que pueden verificar información, y eso no es así". Por ejemplo, agrega, "cuando los estadounidenses dicen que mataron 142 'terroristas' en Tal Afar, la impresión que se da es que se puede confirmar tal información, pero en realidad no es así, porque no se puede ir a Tal Afar".

Fisk (foto) constata, no sin cierta amargura, la realidad de que "los periodistas en Bagdad son una caja de resonancia para los portavoces oficiales y los generales". No critica abiertamente, aunque no comparte, esta forma de informar, pero reclama de los medios "decirle a los clientes las circunstancias en que se hace" la cobertura. Afirma que nunca estuvo en una situación tan peligrosa como la de Irak y si a esto se le suma que "nuestro acceso a fuentes reales -no estadounidenses o británicas ni del gobierno iraquí, sino gente común- es tan restringido que apenas podemos hacer nuestro trabajo", no encuentra mayores incentivos en regresar a Irak en el futuro inmediato. Por supuesto hay excepciones al tipo de trabajo periodístico que menciona el británico. Por ejemplo la del español Julio Ríos, quien pagó con su vida la búsqueda de comprobar personalmente, en Afganistán, la realidad sobre el terreno.

(Artículo de Roberto López Belloso publicado en Brecha el 9 de Diciembre de 2005)

Etiquetas: ,