08 noviembre 2002

La justicia internacional como variable electoral

Los juicios por crímenes contra la humanidad se han convertido en una variable electoral en los Balcanes. El éxito relativo de los nacionalistas en las recientes elecciones serbias no parece ser ajeno al transcurrir del juicio que se sigue en La Haya contra el ex hombre fuerte yugoslavo, Slobodan Milosevic.

Al desafiar al tribunal internacional y asumir una actitud beligerante durante su defensa, Milosevic ha legitimado la opción nacionalista, no sólo en una perspectiva histórica, sino que la ha activado políticamente, devolviéndole la potencialidad de movilizar electorado que parecía haber perdido luego de los sucesos que terminaron con el derrocamiento del propio Milosevic. Del otro lado del mapa balcánico, esta lectura no debe de haber tranquilizado al primer ministro croata Ivica Racan. El político socialdemócrata enfrenta el mismo dilema que en su momento enfrentó su par serbio, Kostunica: extraditar a una figura nacionalista cumpliendo con sus compromisos ante la comunidad internacional pero corriendo el riesgo de convertirlo en mártir, o dejarlo languidecer en la trastienda de la escena política. Las diferencias centrales entre el modo en que Racan y Kostunica se sitúan frente a este asunto son dos. Por un lado, Kostunica tenía la obligación de ofrendarle a Occidente una señal clara de cambio, y esa ofrenda no podía ser otra que la extradición de Milosevic; y por otra parte Kostunica no sabía con certeza, aunque podía suponerlo, el modo en que la extradición de un cadáver político podía insuflar nuevos bríos al desacreditado nacionalismo local.

Por eso, Racan es conciente de que tiene mucho para perder si extradita al general Janko Bobetko (foto) . El anciano de ochenta y tres años está acusado de haber planificado una matanza de civiles serbios en un enclave situado al sur de Zagreb, y de haber incendiado las casas de aquellos que no pudo asesinar. Los hechos ocurrieron el 9 de setiembre de 1993, en Medak, donde murieron al menos cien civiles y prisioneros de guerra. Los muertos no fueron más solamente por la intervención de un batallón de cascos azules canadienses, quienes lograron negociar la restitución del poblado diez días después de que fuera tomado por los croatas. La matanza sin duda repugna a Racan, un centroizquierdista que tomó el poder derrotando a la derecha nacionalista en el año 2000. Sin embargo la encuestas aseguran que si el primer ministro extradita a Bobetko perderá las próximas elecciones. El sesenta por ciento de los croatas están en contra de esa extradición, aún en caso de que se amenace al país con sanciones internacionales. La comunidad internacional, a la vez, también está entre la espada y la pared, ya que si Racan pierde las elecciones, es muy probable que Croacia regrese a un gobierno de derecha nacionalista, lo que no ayudará a la estabilidad regional.

El caso Bobetko entra en la escena política croata en momentos en que las aguas no están calmas. La semana pasada, el almirante Davor Domazet (foto), considerado prácticamente un héroe de guerra, presentó un libro en el que criticó los intentos occidentales de influir en la vida política croata. Domazet se refirió a la intención occidental de que Croacia derogue el articulo 135 de su Constitucion, que prohibe expresamente el ingreso de la Republica de Croacia a cualquier asociación balcánica similar a la antigua Yugoslavia. El libro de Domazet, "Croacia y el gran campo de batalla: juegos políticos internacionales en territorio de la llamada ex Yugoslavia", refleja la posición del nacionalismo croata en relación a la comunidad internacional. Por el momento el gobierno croata ha anunciado que no considera pertinente extraditar a Bobetko. Occidente debe elegir qué prefiere, si forzar mediante una ofensiva diplomática la extradición del supuesto criminal de guerra, o quitar presión en la interna de un país donde el gobierno que pasó a retiro forzoso a militares como Domazet no las tiene todas consigo.

(Artículo de Roberto López Belloso publicado en Brecha el 8 de Noviembre de 2002).

* Nota: el general Bobetko murió en el año 2003.

Etiquetas: , , ,