13 diciembre 2002

La conexión serbia del arsenal iraquí

Esta semana, mientras los inspectores de Naciones Unidas continuaron su investigación sobre supuestas armas de destrucción masiva en los supuestos arsenales ocultos de Saddam Hussein, un equipo de expertos del Pentágono se trasladó a Belgrado para seguir la pista serbia de las armas iraquíes.

El episodio, que era un secreto a voces, se hizo público en octubre. Siguiendo el viejo postulado de que el enemigo de mi enemigo es mi amigo, Irak recibió armas serbias durante casi veinte años. Lo paradójico de la situación, es que quienes habrían vendido el armamento a ese país musulmán (aunque no integtrista) habrían sido los mismos militares que estaban en guerra contra las milicias musulmanas bosnias. Los principales acusados de proveer a Saddam son los jerarcas del Instituto de Aviación Orao, de la República Serbia de Bosnia, zona autónoma que ocupa el 51 por ciento del territorio de Bosnia-Herzegovia, de cuyos cuadros militares proviene el mayor porcentaje de acusados de crímenes de guerra cometidos durante los conflictos balcánicos de los noventa. Al escándalo se suma Yugoimport, empresa estatal de fabricación de armas, que estaba bajo control del Ministerio de Defensa del gobierno de Slobodan Milosevic (foto), ya no en Bosnia sino en plena Yugoslavia (la actual Unión de Serbia y Montenegro).

Mientras se desarrollan estas investigaciones de los expertos estadounidenses, Belgrado intenta recuperarse del golpe recibido por la nueva anulación de las elecciones presidenciales, que al igual que ocurrió en octubre impidió la reelección de Vojislav Kostunica. La ley electoral serbia prevé la nulidad de los comicios si la abstención supera el 50 por ciento del electorado, como volvió a suceder este 8 de diciembre. Kostunica había logrado el 57,5 por ciento de los votos emitidos. Ahora, el gobierno, que recaerá en el Parlamento, intenta evitar que a su brete institucional se le sume un retroceso en el lento camino a la recuperación de la credibilidad internacional que, bajo la conducción del propio Kostunica, inició Serbia luego del derrocamiento de Milosevic y su posterior extradición a La Haya, donde está siendo juzgado por crímenes de guerra.

De ahí la completa colaboración de Belgrado en la búsqueda de los nexos balcánicos del arsenal iraquí. Documentación aportada por los actuales jerarcas de Yugoimport demuestra que en los años 80, Yugoslavia llegó a crear en Irak un completo complejo industrial para la fabricación de armas y explosivos. Se trata del denominado KOL 1, situado en la ciudad de Mahmudia, que le costó a Saddam un billón de dólares y que podría estar en codiciones de fabricar componentes para armamento químico, lo que llevó a los investigadores del Pentágono a mantener entrevistas individuales con varios de los expertos yugoslavos que trabajaron en el proyecto. En el proceso, varios gerentes de Yugoimport fueron despedidos, y el gobierno asumió el control de la empresa, lo que le ha permitido descubrir una red de oficiales corruptos que siguieron garantizando el flujo de armas hacia Irak incluso después de la caída de Milosevic en 2000.

En un artículo elaborado por el periodista Daniel Sunter, se indica que el principal nexo entre ambos extremos de la línea de abastecimiento militar sería el ex oficial de la policía secreta serbia Stevan Nikcevic (foto). Incluso hasta bien entrado el período de gobierno de Kostunica, los acuerdos de cooperación militar firmados por Saddan y Milosevic seguían formalmente en vigor, lo que motivó nuevas dimisiones acompañadas de la insistencia de Belgrado en su disposición a llegar hasta el final en esa investigación. Para probarlo, además de colbaorar con la misión del Pentágono, ha firmado un acuerdo con Gran Bretaña para reorganizar su comercio de armas. La nueva metodología incluye mecanismos de control en el punto de salida y en el punto de llegada,para evitar que los envíos se desvíen hacia terceros países que se encuentren bajo un eventual embargo de Naciones Unidas, como fue el caso de Irak.

Artículo de Roberto López Belloso publicado en Brecha el 13 de Diciembre de 2002.

Etiquetas: , , ,