15 noviembre 2002

Kaliningrado: el enclave que eclipsó a Chechenia

El premier ruso Vladimir Putin (foto) ha tenido la habilidad diplomática de quitar del eje de sus relaciones con Occidente al polémico episodio de la masacre de rehenes en un teatro de Moscú que habían sido secuestrados por rebeldes chechenos. Inscribiéndolo en la lucha global contra el terrorismo logró silenciar a Estados Unidos, y centrando su reciente cumbre con la Unión Europea en el tema Kaliningrado, bajó la visibilidad mediática de la preocupación de Bruselas sobre los derechos humanos en Chechenia.

Cuando se produzca la acordada ampliación de la Unión Europea hacia los países del Este que antiguamente formaban el bloque socialista, las fronteras no sólo estarán en los bordes, sino en su propio interior. Más allá del uso del concepto de fronteras en términos metafóricos para hablar de la exclusión social de buena parte de sus poblaciones con la que seguramente llegarán los nuevos países en su lento viaje de regreso a Europa, habrá fronteras reales, con puestos aduaneros y de migración, cuando la nueva Unión Eurpea envuelva al enclave ruso de Kaliningrado.
Al desintegrarse la Unión Soviética, quedó claro que Kaliningrado, una porción de territorio diez veces más chico que Uruguay habitado por poco más de un millón de personas, se convertiría en un dolor de cabeza geopolítico. En ese momento el enclave ruso en el área báltica todavía estaba rodeado por países que no eran centrales en la escena internacional.

Pero con su anunciado ingreso al espacio comunitario, Lituania y Polonia dejarán de ser la borrosa zona que históricamente ha estado a merced de los movimientos de tablero de la política internacional, apareciendo o desapareciendo del mapa según los avatares de guerras y tratados internacionales entre potencias, y pasarán a ser estrictamente Europa. En ese contexto, y con la complejidad agregada de las relaciones nunca sencillas entre polacos y lituanos, y del fuerte sentimiento anti-ruso que existe en amplios sectores de los países bálticos, se inscribe el tema de Kaliningrado.

Ubicación estratégica

Ese territorio ruso de quince mil kilómetros cuadrados tuvo gran importancia estratégica durante los años de la Guerra Fría, ya que allí estaba anclada la flota soviética del Mar Báltico. Aunque hoy la presencia militar se ha reducido al diez por ciento, Kaliningrado sigue siendo un centro de atención en términos de seguridad debido a las reservas de armas químicas procedentes de la Segunda Guerra Mundial que existen en el lugar y, fundamentalmente, a causa de la sospecha de que allí operan las mafias rusas vinculadas al contrabando y al tráfico de drogas. Un indicador probable de la acción de las mafias puede ser la criminalidad general del enclave, que es un 20 por ciento superior a la media rusa, y el florecimiento de una cultura de consumo de bienes suntuarios que no se corresponde a la crisis económica que afecta a su población.

Si bien Kaliningrado aloja el 90 por ciento de las reservas de ámbar del mundo y también posee alguna importancia para la industria petrolera, ha sufrido las consecuencias económicas de la transición de la economía planificada a la de mercado, y en la última década pasó del pleno empleo a tener un treinta por ciento de población viviendo por debajo de la línea de la pobreza.

La cumbre Unión Europea-Rusia fue presentada públicamente por Vladimir Putin como una victoria para los intereses rusos, en tanto que fue calificada como “satisfactoria” por el presidente de la UE, el danés Anders Fogh Rasmussen. Si bien los resultados resolvieron algunas de las preocupaciones rusas, tales como el aislamiento de sus ciudadanos una vez que entre en vigor la ampliación comunitaria, son apenas un alivio antes del trago amargo que deberá asumir el Kremlin la semana próxima. El nubarrón de política exterior se relaciona con la misma zona, los países bálticos, pero tiene una importancia mucho mayor que el tema Kaliningrado.

Este 22 y 23 de noviembre, cuando la OTAN realice su cumbre en Praga, es casi un hecho que la integración de las ex repúblicas soviéticas del Mar Báltico a la alianza militar entrará en un punto de no retorno. Estonia, Letonia y Lituania, dejarán de ser la avanzada de defensa del área de influencia rusa, para convertirse en una pieza en el esquema militar de Occidente. Y eso preocupa a Putin, no por un reflejo condicionado por los años de la Guerra Fría, sino por la presunción de que ese nuevo escenario debilitaría la potencialidad rusa de pesar en el escenario internacional. Poco agregan, entonces, las palabras tranquilizadoras del secretario general de la OTAN, George Robertson, durante un encuentro de trabajo que mantuvo en Bruselas con Putin. Esta perspectiva agrió el sabor de los compromisos obtenidos de las autoridades europeas, quienes aseguraron que van a establecer, a partir de julio del 2003, un sistema de pases múltiples para los residentes de Kaliningrado que se desplacen por las vecinas Polonia y Lituania, los que se obtendrán prácticamente gratis.

Circuncisión radical

Probablemente el ofuscamiento de Putin ante la perspectiva de lo que ocurrirá en la capital checa, estuvo en el origen de la salida de tono con la que culminó su visita a Bruselas. Estaba en una conferencia de prensa acompañado de altos cuadros de la Unión Europea, cuando el tema derivó de Kaliningrado a Chechenia. Un periodista preguntó sobre las violaciones a los derechos humanos que estaría comentiendo en la zona el ejército ruso, y Putin montó en cólera. Su respuesta, que partió del razonamiento de que los islamistas radicales quieren dominar el mundo para imponer el derecho musulmán, no tiene desperdicio: “Si es usted cristiano, está en peligro, pero si decide renunciar a su fe y se convierte al ateísmo, también está entre los que ellos se plantean liquidar. Hacerse musulmán tampoco le salvará, porque consideran que el islam tradicional también está reñido con sus objetivos. Si decide convertirse al islamismo radical y está dispuesto a hacerse la circuncisión, entonces le invito a Moscú. Nuestro país es pluriconfesional y tenemos especialistas sobre este tema. Recomendaré que le hagan la operación de tal modo que nunca más le crezca nada”.

(Artículo de Roberto López Belloso. Publicado en Brecha el 15 de Noviembre de 2002).

Etiquetas: , , , , , , , , , ,